BepiColombo. Rumbo a Mercurio.

universo

Como ya comentamos este verano con el lanzamiento de la sonda Parker Solar Probe, el número de misiones espaciales con destino el interior del Sistema Solar es pequeño en comparación con el resto. Debido a las malas condiciones a las que se someten las sondas al acercarse al Sol y a lo costoso de navegar en esa dirección, las agencias espaciales prefieren mirar más allá de nuestra órbita.

Por esa razón, Mercurio, el más cercano al Sol de los planetas del Sistema Solar es el menos conocido y explorado. Las dos sondas que lo han recorrido, la Mariner 10 y la MESSENGER, solo han conseguido cartografiarlo y abrir muchos interrogantes sobre este rocoso planeta.

Con este panorama han querido luchar la ESA (Agencia Espacial Europea) y sus homólogos japoneses de la JAXA. Desde hace aproximadamente 20 años han estado preparando el lanzamiento conjunto de dos sondas con destino Mercurio. La misión, BepiColombo, ha llegado a su punto de inflexión este fin de semana con el lanzamiento a bordo de un cohete Ariane 5. El lanzamiento se produjo sin problemas y ahora solo falta esperar mientras surca el espacio durante los siete años que tardará en colocarse en una órbita mercuriana. (No se puede recorrer el camino en línea recta pues no podría desacelerar lo suficientemente rápido como para colocarse en órbita sin problemas.)

BepiColombo

Módulos de BepiColombo. Ascendente: módulo de transferencia, orbitador europeo, escudo protector y orbitador japonés. (ESA)

Dentro de siete años, la nave se dividirá en dos sondas que recorrerán Mercurio durante uno o dos años, dependiendo de la degradación de los instrumentos debido a la cercanía al Sol y a la acción de los vientos solares. El MPO (Orbitador Planetario de Mercurio) de la ESA, con sus 11 instrumentos cartografiará con precisión la superficie y analizará los materiales del suelo, mientras que el MMO (Orbitador Magnetosférico de Mercurio) estudiará el campo magnético, el aire y la atmósfera.

La misión de la ESA cuenta con una buena participación española, y no solo en financiación, pues algunas de las antenas de los instrumentos, y buena parte de los paneles solares que la nave necesitará en su largo trayecto espacial, han sido fabricados en nuestro país.

Y como guinda al pastel, la misión también pretende estudiar la lente gravitacional, una de las consecuencias de la Relatividad de Einstein parecida al efecto de distorsión en los bordes de una lupa al desplazarse.

Ahora solo queda, como en todos los periodos de viaje de las misiones espaciales, esperar que nada ocurra en su largo recorrido antes de llegar a su misterioso destino. Cuando eso ocurra, los científicos creen que seremos capaces de obtener mucha y buena información del Planeta, y de la formación de nuestro Sistema Solar.

Vídeo del lanzamiento:

Para leer más:

Dejar un comentario