Crew Dragon. Tranbordadores made in USA.

cohete

En 2011 el último transbordador 100% made in USA, space shuttles, cruzó el cielo hasta el espacio llevando su carga a la ya finalizada Estación Espacial Internacional, ISS. La NASA había tenido que alargar la vida de sus tres autobuses espaciales debido a los retrasos y modificaciones en la contrucción de la estación.

Entre finales del siglo XX y comienzos del actual se presentaron y aprobaron varios proyectos para sustituir dichos transbordadores. Pero la NASA, con sus problemas desde el cierre del programa Apolo, fue dejando pasar el tiempo delegando el abastecimiento y el transporte de astronautas a las naves rusas soyuz. Que dicho sea de paso, no es que sean de ultimo modelo.

Pero ya fuera por dejadez, o en aras de la coperación internacional, lo cierto es que todo el flujo espacial estaba en manos rusas.

Hasta que SpaceX y la publicidad subliminal del Tesla surcando el Espacio tocó la moral de muchos. Posiblemente fue la gota que rebosó el vaso, y comenzó la sucesión de acontecimientos que terminaron en el decreto presidencial de Tump a la NASA para ir a la Luna otra vez.

Y claro, la NASA, dormitando desde hace tiempo a nivel hardware, se vió con el pié cambiado, y ha tenido que pedir ayuda a SpaceX y otras compañías privadas para cumplir el mandato.

La primera muestra de estos acuerdos para el Proyecto Artemisa es el tranbordador espacial made in USA que ha llevado este sábado a un grupo de astronautas al Espacio. Pero no solo el cohete, un Falcon 9, y el transbordador Crew Dragon son creaciones de la empresa de Elon Musk. Dado que en este viaje los astronautas no vestirán el conocido traje espacial de la NASA, sino que llevarán un nuevo diseño más moderno confeccionado por SpaceX.

nuevos trajes espaciales made in USA
Los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken con los nuevos trajes de SpaceX.

El viaje es por eso muy importante. Ya que ha solucionado de un plumazo dos de los problemas más acuciantes de cara al viaje lunar. Y vuelve a situar a los estados unidos en posición de enviar astronautas y equipo de construcción con tecnología moderna.

Es por tanto la primera etapa americana en la nueva carrera espacial.

Dejar un comentario