Qubits magnéticos aragoneses

QNewsbits

Los primeros en construir un ordenador cuántico de muchos qubits fueron los investigadores de IBM. Google, con su división de chips cuánticos y una ordenación diferente de los qubits no se queda atrás, y Microsoft quiere ganarles a ambos la mano gracias a los Fermiones de Majorana. Pero estas no son las únicas formas de “crear” qubits estables que puedan ser utilizados para la computación cuántica. Hay muchos equipos de científicos experimentando para lograr qubits más estables que puedan mantenerse por más tiempo y en condiciones menos extremas. El problema como siempre es la financiación. IBM, Google y Microsoft pueden permitirse gastar miles de dólares en experimentos mientras que el resto de científicos dependen de las ayudas internacionales.

Uno de esos pequeños equipos es el dirigido por Fernando Luis que al frente del ICMA (Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón, instituto mixto del CSIC y la Universidad de Zaragoza) se ha puesto a la cabeza de un consorcio que ha conseguido ganar un concurso sobre cuántica de financiación europea. La UE sacó el concurso público de financiación denominado Quantera al que se han presentado múltiples proyectos y solo han obtenido premio el 10%, siendo el del ICMA el ganador del concurso.

Posiblemente esta victoria se deba a que han optado por moléculas magnéticas para crear los qubits. Es un punto de vista innovador pues el método consta de un centro formado por uno o varios átomos magnéticos recubiertos por una nube de moléculas no magnéticas que lo estabilizan y permiten que sean moldeables.

Este proyecto ya había ganado el premio de la Real Sociedad Española de Física y de la fundación BBVA por la publicación del trabajo en el artículo Computación cuántica con moléculas magnéticas publicado en la Revista Española de Física.

Además el ICMA ya había sido noticia dentro del mundo científico en 2003 por licuar helio.

 

Para leer más:

Deja un comentario