WPA3. Una evolución esperada.

comunicaciones

Ya es oficial. WiFi Alliance ha aprobado y certificado definitivamente la tercera versión del protocolo Wi-Fi Protected Access, WPA3. Este estándar de seguridad para los dispositivos de conexión inalámbrica o WI-Fi surgió hace 15 años para sustituir al muy vulnerable WEP (Wired Equivalent Privacy). La primera versión heredaba muchos de los procesos de WEP por lo que demostró ser poco segura y rápidamente hubo que certificar una segunda versión, WPA2, mucho más segura que ha protegido nuestras conexiones durante todos estos años y lo seguirá haciendo durante posiblemente dos años más hasta que se empiece a implantar WPA3. Pero no será su muerte pues WPA3 será compatible con WPA2 para aquellos dispositivos que no puedan actualizarse.

Hace un año, con el descubrimiento de la vulnerabilidad en WPA2 denominada como KRACK, WiFi Alliance decidió crear WPA3 comenzando desde cero para no heredar ninguna vulnerabilidad. Por eso el nuevo estándar es completamente nuevo. Está diseñado para proteger incluso las claves menos seguras de los ataques de fuerza bruta con un tamaño de clave de 192 bits. Por otro lado, no se va a guardar registros internos para que si se produce una intrusión, no se pueda obtener información de las sesiones anteriores, que es otro de los grandes problemas de WPA2.

El nuevo estándar está desarrollado pensando en el futuro y en el incremento de dispositivos conectados por Wi-Fi que no disponen de pantalla. Se ha creado un innovador sistema de conexión mediante códigos QR que servirán para enlazar los dispositivos a los routers. Este sistema lo han llamado Wi-Fi Easy Connect y quiere facilitarnos la vida a la hora de mantener la conectividad de nuestros hogares.

Aunque el WPA3 ya está certificado, tendremos que esperar al menos un año para empezar a verlo en los dispositivos comerciales. El mismo tiempo que queda para que la implementación de la WiFi 802.11ax, el próximo estándar de comunicación inalámbrica más rápido y estable, llegue al público. Con estos dos nuevos sistemas, las redes inalámbricas del futuro tienen muy buena pinta. ¡Al menos hasta que la computación cuántica las deje a años luz de distancia!

 

Para leer más:

Dejar un comentario