InSight aterriza en Marte.

Marte

Hace unos meses se realizaba con éxito el  lanzamiento de la sonda InSight, que iba a ser el tercer habitante del Planeta Rojo, junto a Curiosity y el Opportunity (Oppy). Desgraciadamente, la tormenta marciana que asoló todo el planeta el pasado verano parece que ha sido demasiado para el pobre Oppy que no ha sido capaz de volver a encenderse.

Hoy, a las 20.40 hora peninsular, la etapa de crucero se separó del resto de la nave dando paso a los aterradores siete minutos de la maniobra de aterrizaje. La EDL (Entry, Descent & Landing).

En esta maniobra la nave ha girado en el espacio para colocarse en un ángulo de aproximación de 12º con el planeta. Si no hubiera sido correcta la maniobra, la sonda podría haberse quemado o haber rebotado contra las capas exteriores de la atmósfera Marciana. Seis minutos más tarde, cuando se encontraba a unos 128 Km de la superficie con una velocidad de casi 20.000 hm/h. Era el momento de la fase de desaceleración. Debido al rozamiento la nave reduce considerablemente la velocidad hasta los 1500 km/h y a 12 km de la superficie. En ese instante abrió los paracaídas que terminarían de frenar el descenso hasta los 475 Km/h. A menos de dos minutos para la finalización del descenso, a unos 10000 km de altura, los escudos se desprendieron correctamente de la nave InSight. A 5500 Km de altura se desplegaron las patas y el radar necesarios para el aterrizaje mientras la nave seguía desacelerando con los paracaídas. Durante los últimos 15 segundos, los retropopulsores, guiados automáticamente gracias a los datos tomados por el radar, estabilizaron la nave en los últimos 50 metros del descenso y el aterrizaje a 8 km/h.

En Tierra, mientras todo el equipo repasaba estos pasos mentalmente durante los 14 minutos de la EDL, una voz relata el desplazamiento de la sonda. Pequeños hitos son aplaudidos mientras InSight va cumpliendo etapas. Pero la tensión se palpa hasta que suenan las palabras «Touch down» que dan paso a la celebración.

Y sí, InSight por fin nos informó a través de unas imágenes del polvo levantado en el aterrizaje, de que había llegado seguro a su destino en Elysium Planitia, su destino.

Ahora toca analizar la zona de aterrizaje y encontrar los mejores emplazamientos para las sondas SEIS (Seismic Experiment for Interior Structure) y HP3 (Heat Flow and Physical Properties Probe) que medirán los movimientos sísmicos de Marte y se adentrarán hasta 5 metros bajo la superficie para analizar la corteza del planeta. Estas sondas, junto a RISE (Rotation and Interior Structure Experiment) y a TWINS (Temperatures and Winds for InSight), de fabricación española, serán las encargadas de obtener los datos de la misión InSight en suelo Marciano.

 

Página de la misión

Dejar un comentario