Método científico

collage de física

En la antigua Grecia, el desarrollo de todas las disciplinas intelectuales estaba estrechamente relacionado. Filosofía, ciencia, matemáticas, etc. Cuando los filósofos griegos se ponían a pensar en el mundo que les rodeaba, lo hacían desde todos los puntos de vista. Algunos como Aristóteles o Platón, diseñaron patrones de acción para afrontar los problemas y de esta forma, intentar sacar conclusiones «verdaderas».

En las siguientes épocas, el desarrollo de las diferentes áreas se fue separando según los diferentes eruditos iban especializándose en aspectos concretos. Medicina, astronomía, filosofía, etc. Pero seguía habiendo una gran mezcla entre diferentes estudios que alteraba los resultados obtenidos. Y los métodos utilizados eran muy dispares y subjetivos. Debido a las dificultades de cooperación entre religiones y culturas, comienza a desarrollarse una tendencia hacia la implantación de métodos lógicos, que fueran objetivos, para separar los conocimientos tangibles de los pensamientos. Pero no fue hasta el siglo XVII que esa tendencia localizada no encontró un método global con el que afrontar los diferentes estudios.

Este método debía de ser la herramienta con la cual un científico tenía que trabajar para que sus resultados pudieran ser tomados como «veraces» por toda la comunidad, y no se tacharan de ideas locas o invenciones. Por otro lado, también debía ser capaz de analizar las nuevas teorías para evitar dar por ciertas invenciones descabelladas, y así cortar posibles consecuencias desastrosas de raíz.

El método debía ser un arma y un escudo.

método científico

Descartes

Era una tarea complicada, y hasta que no llegó Renè Descartes (1596-1950) con su obra Discurso del método, todos los intentos de grandes y pequeños científicos habían sido infructuosos. En esta obra, Descartes, introduce las reglas del método con las cuales un científico puede separar la razón y buscar la verdad en las ciencias.

En los siguientes siglos, este embrión de método tuvo que pasar por las manos de por ejemplo, el creador del empirismo, Francis Bacon (1561-1626), de Pascal (1623-1662), de Newton (1943-1727), de Kant (1724-1804) y de muchos otros, que lo han ido refinando para adaptarlo a las diferentes ramas de la ciencia y convertirlo en el robusto «Método» que utilizamos en la actualidad.

Hablando desde un contexto de las áreas científicas del conocimiento, lo denominamos Método científico, y es el gran pilar del desarrollo de la ciencia de los últimos siglos.

El método científico como lo conocemos hoy día consta de los siguientes puntos:

    • Observación
    • Inducción
    • Hipótesis
    • Experimentación
    • Demostración o refutación (antítesis)
  • Tesis o teoría científica.

En primer lugar, el científico observa el mundo y encuentra algo que le suscita preguntas.

Después llega el momento de la inducción. En este punto se recopila información sobre el tema elegido y se analizan los datos conocidos para extraer los principios fundamentales.

Con las bases definidas, el que el científico se plantea una solución o respuesta a sus preguntas que encaje con los datos obtenidos. Plantea una hipótesis.

Una vez que tenemos un planteamiento hay que desarrollarlo, ya sea teórica o experimentalmente, y obtener resultados que puedan ser ofrecidos a la comunidad científica. No vale solo con tener una buena idea, hay que demostrarla.

Cuando se lanza al mundo científico una hipótesis, para que esta sea considerada veraz y se acepte, ha de poder ser demostrada sin refutaciones. Por lo tanto, el científico ha de ser capaz de reproducir los resultados y dar los pasos para que otros científicos revisen y reproduzcan los resultados que respaldan la hipótesis. Esto se llama revisión por pares. Y es el punto más importante del método científico, pues garantiza el control del desarrollo de la ciencia para mantener la objetividad y la veracidad.

Finalmente, una vez demostrada la hipótesis por la comunidad científica, esta pasa a consolidarse como una teoría o tesis.

Para leer más:

Deja un comentario